domingo, enero 14, 2007

El Club de Lectura ya tiene nombre (y blog)


En un post anterior explicaba las iniciativas de la biblioteca de mi centro para para promover la lectura entre la comunidad educativa.
Una de las actividades propuesta para los adultos ha sido una especie de bookcrossing interno en la sala de profes, un Club de Lectura al que he llamado "Llegir per llegir". En catalán esta frase tiene un doble significado: "Leer por leer", por el placer de leer, para los adultos; pero también "Leer para leer", para aprender a leer, para ejercitar la lectura, pensando más en los alumnos.


La mayoría de los participantes nos hemos leído el libro de nuestro compañero estas navidades. Ahora se trata de dar nuestra opinión de la lectura.

Para gestionar estas fichas de comentarios de cada libro, he utilizado una idea de A Nosa Biblioteca: combinar una página web (en Google Pages) con un blog (en este caso en Blogger). La página web contiene la lista de libros por orden alfabético, y enlaces a las entradas del blog que contienen una reseña (buscada en la red) donde dejar los comentarios. Dichas entradas tienen como etiqueta el apellido y nombre del autor, así, si hubiese más de un libro de éste, se encontrarían juntos fácilmente.

Ahora que ya está montado, me doy cuenta de que este sistema es eficaz para trabajar con un número determinado de entradas, máximo unas 30 ó 40 diría yo. Pero no se me ocurre una manera práctica de que los 450 alumnos del centro puedan dejar comentarios en una página web de los libros que se leen, sin tener que dar de alta uno por uno en las entradas de un blog.

Supongo que tendría que utilizar lenguaje PHP para generar algo así, pero no tengo los suficientes conocimientos técnicos. ¿Alguien conoce alguna utilidad Web 2.0 para lo que necesito?

Yo soy esa

¡Uf! Una gripe que se le ha complicado bastante a mi peque me ha tenido esta semana alejada de la blogosfera, (en la era de Internet, 7 días son toda una eternidad). Cuando me he conectado hoy, mi Bloglines echaba humo. Leyendo post atrasados, he topado con el meme que propone Leonor Quintana.

A mí, que no soy tan discreta como Felipe Zayas, me encanta hablar de mí misma, de mi familia, de mis amigos, de mi trabajo, de lo que me rodea. No puedo evitar caer en la tentación de explicar ...

5 cosas sobre mí.

1. Al contrario de Lu, soy una terrible cocinera. ¿Será por eso que no tengo novio? (como insistía mi madre).

2. Yo también tengo un pasado aventurero como Joselu, y una aventura con un oso. Aunque lo del profe en Alaska se queda en "profesora en el Pirineo" (francés, por eso, que viste más). Mi ex(marido) era y es muy montañero. En una de sus travesías nos dirigíamos desde Gavarnie hasta el refugio que hay en la subida a la Brecha de Roland (parte francesa de Ordesa) para hacer la ascensión al día siguiente. Nos cayó la noche de golpe, empezó a llover, perdimos la senda. Me estaba desesperando cuando nos pareció vislumbrar un cartel. Sacamos la linterna, lo enfocamos y venía a decir algo así como: "Para un solo oso que queda en todo el Pirineo, al que se le ocurra matarlo nos lo cargamos". O sea, que si nos topábamos con el oso, o nos mataba él o los forestales, nosotros mismos.

3. Cuando estudiaba clásicas estudié también griego moderno. Fuimos a Grecia de viaje fin de carrera, y lo que más ilusión me hubiera hecho en aquella época hubiera sido casarme con un griego, quedarme a vivir en Atenas y dar clases de ELE. Bueno Leonor, ¡a lo mejor yo también me caso por segunda vez por el rito ortodoxo!

4. Soy muy folklorica, no lo puedo remediar. Si el Tigre casi fue torero, yo casi fui guitarrista flamenca. En la época de la universidad me compré una guitarra, pero no podía aprender los Clavelitos como todo el mundo, no, tenía que aprender flamenco. O sea que encontré un profesor buenísimo, un gitano que además lo estaba un montón. Creo recordar que se llamaba Manuel Torre, como aquel cantaor al que tanto admiraba Lorca. Aceptó darme clases, aunque estaba ocupadísimo, porque decía que le hacía gracia ver a una mujer con la guitarra flamenca (y es verdad, no hay mujeres guitarristas flamencas, ¿por qué será?). Todo lo que pude aprender a rasguear fue el ritmo de la rumba, unos acordes del "Verde que te quiero verde" de Manzanita y unas cuantas falsetas de la granaína. Y ahí acabó mi carrera artística.

5. Como para Antonio sus hijas, David es el sustento más firme de mi vida.

No creo que nadie más siga el meme. Me ha encantado conoceros un poco mejor.


domingo, enero 07, 2007

RAE 2.0

Joan me acaba de hacer un regalito de Reyes lingüístico.

Me ha pasado la url de RAE 2.0, una aplicación en sofware libre para consultar directamente cualquier entrada del diccionario de la RAE.

Se trata de poner:
http://www.rae2.es/ más la palabra que queremos buscar, y nos redireciona directamente a la página del buscón de la RAE.


Husmeando por la página de ITEISA, la empresa cántabra que ha desarrollado la aplicación www.jijuju.com, de la que www.rae2.es es un clon, he topado con el artículo de Jesús Encinar, La Real Academia se merece un página mejor.

Me ha llamado la atención que el tema lleva tiempo siendo debatido en la Red, no hay más que ver las referencias en los comentarios al artículo citado, que van desde junio de 2006 hasta ahora.

No tengo los suficientes conocimientos técnicos para juzgar la página de la RAE, pero parece que a los que sí los tienen, como Jordisan, no les gusta demasiado.

sábado, enero 06, 2007

El mejor regalo de Reyes

Esta mañana David se ha levantado un poquito antes de lo habitual. Ayer no lo noté especialmente nervioso por la llegada de los Reyes Magos, pensé que tal vez es aún pequeño para acabar de entender toda la historia (nacimiento de Cristo, llegada de los astrólogos, oro, incienso y mirra, ¡uf!).

Desde mi habitación, todavía en estado de somnolencia, he oído sus gritos en el comedor.
-¡Mama! ¡Han venido! ¡Los Reyes Magos han venido! Mira, se han comido las galletas, y las nueces. Y se han bebido el agua, y la leche. Mira, hasta hay un poco de agua derramada en el suelo.

Me dirijo en pijama hacia la montaña de regalos, todos con sus papeles relucientes, con sus lazos de colores, algunos con bolsas de diseño.
-¡Mira, David! ¡Cuántos regalos! ¡Y qué grandes! Mira a ver si te han traído lo que les has pedido.
Mi hijo, haciendo caso omiso a los paquetes, seguía mirando extasiado las pruebas evidentes del paso de los Reyes por nuestra casa.
-Pero mama ... explícame ... ¿Cómo han entrado los camellos en casa? ¿Quién sube los regalos, un rey, o un paje? ¿Cómo van vestidos? ¿Se lo comen todo en todas las casas a las que van? ¿Vienen todos los Reyes a la vez, o de uno en uno? ¿ ...?

Yo seguía insistiendo en que lo que había que hacer era abrir los regalos, y dejar de martirizar a mamá con tantas preguntas. Pero no logré convencerlo, así que me rendí, y nos sentamos al lado de la chimenea, y empecé a responder como pude.
Mientras iba inventando e inventando el relato, veía a la vez la sonrisa de mi hijo y los carísimos paquetes sin abrir al fondo de la sala.

Y me di cuenta de cuál había sido el mejor regalo de Reyes.

lunes, enero 01, 2007

Decálogo de buenos propósitos para el año nuevo

Como cada uno del uno, uno(a) hace la lista de las diez cosas que no hizo en el año que se acaba, pero que va a hacer en este que empieza, seguro, seguro (verdad de la buena). Ahí va mi lista.
  1. Dejar de fumar (me doy cuenta de que ésta estaba en la lista del año pasado, ¡glub!).

  2. Hacer dieta. Esos quilillos de más antes de fiestas se han convertido en quilazos a día de hoy, y falta todavía una semana para volver a la rutina. Que no me entren los pantalones en época de rebajas puede tener un efecto muy nocivo para mi economía.

  3. Hacer deporte. Íntimamente relacionado con el anterior.

  4. Tener más paciencia con mis alumnos. También estaba estaba en la lista del año pasado, y aunque hay que decir que lo consiguí en parte (el curso 2005-06 fue la primera vez que me tocó lidiar todo el horario con primeros de ESO), nunca está de más proponérselo.

  5. Leer más. ¡Me da un complejo cuando mis amigos y blogamigos citan libros y libros que no he leído!

  6. Ir más al teatro, un vicio confesable que tenía cuando vivía en Barcelona, y que he ido perdiendo por causas varias, la primera de las cuales se llama David. Blanes está a un paso de Barcelona, pero ir al teatro supone toda una excursión (salir con horas de antelación, por las caravanas, pagar aparcamientos, autopistas, cenas, etc.).

  7. Cabrearme menos. Íntimamente relacionado con la número 4, pero esta vez con adultos. Hay defectos humanos que pueden sacarme de mis casillas con facilidad. No sé si se trata de aceptarlos, comprenderlos o simplemente ignorarlos, pero me han dicho que los cabreos van muy mal para el cutis, y una tiene ya una edad.

  8. Relacionada con la anterior, tener más sentido del humor. Aprender a reírme de mí misma, que es una de las formas más sanas de risa, y además fuente inagotable, si una se lo propone, de situaciones ridículas, chascarrillos sin gracia ...

  9. Pasarme definitivamente a Linux. Aunque casi siempre uso la Linkat en el instituto, mi portátil sigue en ese sistema operativo privativo que cada vez que te hace una pregunta te está tratando como un delincuente en potencia (presunción de culpabilidad la que nos aplica Bill por defecto). Si alguien no sabe exactamente qué distro instalarse, he encontrado una página que recoge 352. No hay la menor duda de que si bien son todas las que están, no están todas las que son, pues no está la Linkat, ni otras distros españolas.

    Yo creo tenerlo bastante claro. “Mi Joan” y la Comunity me recomiendan Kubuntu. Dad por sentado que cuando os escriba desde el Firefox para Linux os lo haré saber.

  10. Escribir más a menudo en mi blog. ¡Con lo que me gusta, y en el mes de diciembre a penas pude hacer cuatro posts, y dos no valen porque son felicitaciones navideñas.



Bueno amigos. Probad si os apetece lo de redactar el decálogo de buenas intenciones, y el año que viene quedamos aquí, el mismo día a la misma hora a ver qué hemos conseguido.




 

Blogger news







Sobre mí

María J. Reina. Docente de lengua y literatura castellana. Máster en Pedagogía Sistémica. No sé qué me pasa, pero no puedo dejar de aprender. Debe ser una enfermedad incurable. En el camino, cada vez encuentro mejores personas. Como tú, que estás leyendo esto ahora mismo. Gracias.