martes, junio 24, 2008

Meme sobre la felicidad

Después de la vorágine del final de curso, con Congreso Virtual incluido, me he tomado este puente de Sant Joan (sorry por las comunidades que no lo han tenido) como unas minivacaciones avant la létre, totalmente unplugged de ordenadores, correos, y sms. Vaya, nada que no haya sido coca, cava y playa.
Cuando he abierto el correo, descubro este meme en el que me han imbloglucrado Lu (la palabreja es suya) y Angus.

Las reglas son:

-enlazar a la persona que nos invita
-enumerar seis cosas sin importancia que nos hagan felices
-hacer constar las reglas
-elegir a seis personas que continúen con el desafío
-avisarles con un comentario en su blog

Este meme me ha recordado la película Cosas que hacen que la vida valga la pena (2004) de Manuel Gómez Pereira. El leit motiv de la película son las voces en off de Gemma Nierga e Iñaki Gabilondo enumerando, precisamente, esas pequeñas cosas que nos hacen felices.

Pues ahí van las mías:

1. Mirar a mi hijo cuando él no sabe que le estoy mirando, y alucinarme cada día con el misterio de la vida al pensar cómo esa cosita redonda y arrugada que una vez cupo en las dos palmas de mis manos puede ser ahora un ser autónomo que habla, lee, ... sueña por su cuenta.

2. Leer en la playa. No hay nada que me haga sentir tan bien como esas tardes de domingo de indolencia en las que devoro páginas y páginas entre chapuzón y chapuzón.

3. Tomar café con mis amigas y poner de vuelta y media todo lo humano y lo divino. Recuerdo que Isabel Allende en su novela autobiográfica La suma de los días afirma que toda mujer tendría que tener ese círculo de amigas especiales con las que compartir cosas. Totalmente de acuerdo.

4. Escuchar flamenco. Para botón de muestra, Al alba de Aute, versionada por José Mercé. Pelos de punta, fijo.

5. Cantar. Yo creo que es el don con el que los dioses no me han querido dotar, la buena voz. Así que sólo me atrevo en casa, en el coche, en los karaokes ...

6. Ir a trabajar. No ... no, que no me malinterprete nadie. No soy adicta al trabajo. Me gusta disfrutar de mis momentos de descanso, no estoy trabajando a todas horas. Me refiero a que cada día me hace sentir bien dirigirme a un trabajo que me gusta, relacionarme con las personas de mi entorno, aprender, ayudar a que otras personas mejoren ... en resumen la parte humana del trabajo.

Bueno, pues ahora viene lo difícil, pues la mayoría de mis blogamigos ya han expresado su felicidad en sus blogs. Paso este meme a Antonio de Nosa Biblioteca, (compartir con él su taller de Dinamización de bibliotecas también me ha hecho muy feliz), a Felipe Zayas, con el que he coincidido también en el taller, a J. M. Armayor, que he conocido en Ning, a Gonzalo de Darabuc, cuya preciosidad de blog he conocido hace poco y a Francesca Verd, de Atelier de Feng Shui, que me pasó un meme hace unos meses que no pude seguir por falta de tiempo.

A todos ... ¡seguid siendo felices!

viernes, junio 06, 2008

Add-Art

El navegador Firefox es una caña. Las extensiones del navegador Firefox son una caña. Me podría poner melodramática y decir que "ya no sabría vivir sin las extensiones de mi personalizadísimo Firefox". La más útil para un profe de lengua: los correctores ortográficos. Pero hay muchísimas más, y siguen creciendo como "bolets".

El otro día leía en el blog de Felipe Zayas la existencia de Add-Art, una extensión para Firefox que transforma esos molestos anuncios laterales de las páginas de servicios gratuitos en una obra de arte.



Así es como se ve mi página de Internet en el Aula desde el Explorer:



Y así es como queda en Firefox con la extensión Add-art activada:


He comprobado que también funciona en Wikispaces.

Habrá quien piense que esos anuncios no son tan molestos, pero como madre y profesora me preocupa que los niños y jóvenes estén rodeados de anuncios de "Chats picantes" y otras páginas mucho menos recomendables. Me pensaré seriamente la opción de instalar el add-on en los ordenadores de alumnos del instituto.

¿O tal vez la Linkat podría traerlo de serie?

jueves, junio 05, 2008

El maestro

Hoy ha sido un día muy especial y emotivo. Un grupo de maestros y profesores nos hemos reunido para celebrar la jubilación de Pepe López, el primer compañero mío que se retira de las aulas. Para mí la emoción ha sido doble, pues he ido en calidad de compañera y ex-alumna suya. Entre otras cosas, le hemos regalado palabras, escritas por cada uno de nosotros, y encuadernadas en forma de libro de recuerdos. Éstas que siguen han sido las mías:

Repiquetea con los dedos sobre la mesa verde, mientras sus alumnos están leyendo, como siempre, en silencio. Es por eso que la vista se le va sin querer hacia la ventana y el pensamiento, hacia otros tiempos. Fuera está lloviendo, y es tan escasa la lluvia que parece que ha venido a regar sus últimos días en el instituto, a dar el toque de nostalgia que no está teniendo este final de curso.

Recuerda casi sin querer sus principios, todavía en tiempos de la dictadura ... “¡no había dado yo collejas en clase!” parece querer decir el gesto de media sonrisa que aparece en la comisura de sus labios. Muchos de los alumnos de entonces son hoy padres de familia, trabajadores, empresarios.

Mirándolo no lo dirías, pero está a punto de jubilarse. No lo dirías porque siempre llega al instituto con la risa en los labios, y algún comentario gracioso para sus compañeras ... “¡Cómo enseña esa profesora!”. Y se dirige a sus clases con la misma energía, o más, que los que llevamos muchísimo tiempo menos que él batallando con los alumnos.

Y eso que se las ha tenido que ver de todos los colores. Primero como maestro en una escuela pública de barrio, luego ya en la secundaria, encargándose de las UAC, Aulas Obertas o cualquier otro eufemismo con que la administración quiera etiquetar a esos alumnos con los que los demás no sabemos qué hacer.

No utiliza las TIC, y ... sinceramente ¡ni falta que le hace! Me río yo de los que piensan que los profes jóvenes conectan más, son más motivadores, porque están más cerca de la realidad de la generación bit.

Sus alumnos lo quieren y lo respetan. Lo respetan porque representa para ellos esa figura de la que, por desgracia, tantos carecen: la autoridad, que les dicta lo que está bien, y reprime lo que está mal, desde el respeto y desde el diálogo. Es el único profesor que yo haya conocido nunca al que sus alumnos de todas las generaciones llaman Sr. López.

Ahora nos toca despedirnos del compañero (no del amigo), y lo hacemos con una celebración íntima, nada oficial. Y todo se reviste de un halo agridulce. La alegría de Pepe por su merecido descanso y la tristeza por sensación de orfandad que nos queda a los que tendremos que seguir al pie del cañón sin sus consejos.

Pepe, te deseamos lo mejor.

miércoles, junio 04, 2008

Mi primera cita ...

Pues sí, mañana tengo mi primera cita ... en Second Life. He quedado con los miembros del grupo Second Life, Aplicaciones educativas, de la red Internet en el aula en Ning, para dar una vuelta, mañana jueves 5/5, a las 22 horas de la Península.

Lo cierto es que no lo tengo muy claro. Cuando me abrí la cuenta el año pasado, a instancias de mi hermana, yo pensaba estar entrando en una especie de juego de rol a lo Sims. Me creé el avatar MJo Quinnell.
La verdad es que lo bueno de la realidad virtual es que te quita, así, sin cirugía ni nada, 20 años y 20 quilos. Pues total, que me di varias vueltas y me aburrí soberanamente, porque no conocía a nadie. Además me sentí, lo que cantaba Sabina, como un torero al otro lado ...

Pero mira tú por donde, tiempo después leo por el blog de Bea Marín que esto puede tener aplicaciones educativas y ahora Ferran Mas me invita a unirme al grupo SL del Congreso.
Pues nada, si los dioses no lo impiden (¿hay dioses en Second Life?) allí estaremos mañana para ver qué nos han preparado los anfitriones.

Sigo sin tenerlo muy claro, porque yo he intentado entrar a la dirección que me habían dado, y he llegado a un sitio todo escrito en letras chinas, y con japonesas ligeritas de ropa. Rápidamente intento huir, busco algo de urgencia ... pongo, pongo, "Roma"; me teletransporto, y llego a una reconstrucción de una Pompeya algo rara, porque parece las galerías de un centro comercial, con ... ¡¡"romanas ligeritas de ropa"!!



Ya os explicaré ...

lunes, junio 02, 2008

Pelirrojas españolas

Desde que tengo abierto mi blog Como una reina, mucha gente se pone en contacto conmigo, supongo que doy pie a ello al tener mi foto (real, aunque haya elegido la que salgo más favorecida ... un poquillo de trampa se podrá hacer ¿no?) y mi correo electrónico.


Pues bien, he recibido ya varios regalos a través (o a causa) del blog. El último fue un libro, precisamente el día de Sant Jordi. Se trata de Pelirrojas españolas, de Enrique Galindo, (ed. Irreveretes) y me lo envió su propio autor.
Prometí que cuando lo leyera le daría mi opinión. Pues ahí va, Enrique.

El libro me ha sorprendido ... gratamente. Cuando lo empecé a leer me creé unas expectativas sobre el argumento que luego no se cumplieron. ¿Qué pensaríais vosotros de una novela que empieza:

"Me gustaría escribir desnudo, sobre un muro blanco, mojando mi pene en un tintero y formando bonitas palabras sobre la pared, ..."

Pues no se trata de una novela erótica, en absoluto. Se trata de una amistad entre un anciano que a penas puede valerse por sí mismo, y su "canguro", si puede emplearse el término. A mi entender, el libro trata, en esencia, de la soledad humana, pero de la más cruel, la que no es buscada, sino impuesta.

Dos cosas podría reprocharle a Pelirrojas. Una, un narrador en primera persona que se cuela dos veces (al principio y hacia el medio) y que no acabo de relacionar con la trama general de la novela, narrada por un narrador omnisciente.
La segunda, que se hace demasiado corta. Se lee rapidísimo, y te deja con las ganas de seguir viendo y conviviendo con los personajes, con sus miserias, tal vez por esa necesidad que tenemos del happy end, de que el héroe baje al infierno y suba, de que evolucione y se redima.

Muchas gracias por tu regalo, Enrique. Esta novela me ha dejado con la misma sensación de quién se come un único bombón, y busca por todos lados la caja entera. Espero que tu carrera literaria sea larga y fructífera. Avísame cuando escribas otro libro. Supongo que para entonces tendrás ya cierto caché y tendré que ir a comprármelo a la librería.

Portafolios de lectura

Desde el curso 2006-07 nuestra bibliotecaria Núria Reichardt nos propuso a los componentes de departamentos de lengua que podríamos elaborar conjuntamente un portafolio de las lecturas de nuestros alumnos de 1er ciclo de la ESO, para ir pasando paulatinamente cada curso a añadir un nivel más, hasta completar toda la ESO y bachillerato. Se trataba de involucrarse Proyecto de Fomento a la Lectura que Núria Reichardt había impulsado este curso 2006-07. Este portafolio de lectura está inspirado en el Portafolio Europeo de las Lenguas, PEL1, del cual es una adaptación bastante sui generis a la realidad de nuestro centro.

¿QUÉ ES EL PORTAFOLIO DE LECTURA?

Actualmente es una carpeta de dos anillas que tiene en el lomo el nombre del alumno/a y el curso en que inició 1º de ESO en el instituto. Contiene fundas de plástico donde se van guardando todos los trabajos del alumno relacionados con la lectura, desde 1º a 4º de ESO o bachillerato, si es el caso. Actualmente se guarda en la biblioteca.



La finalidad principal del portafolio es que el alumno tenga evidencias, pruebas físicas de su proceso de motivación lectora. En la comparación entre dos estadios diferentes de la misma actividad es cuando el alumno toma conciencia de su aprendizaje. Se trata de que el propio alumno reflexione sobre su proceso de aprendizaje, (en lo que a la lectura se refiere en este caso), y sea sujeto activo de su propia autoevaluación. Para ello el alumno redacta una ficha de lectura o reseña por cada libro que lee, siguiendo esta pauta:


Read this doc on Scribd: pauta resenas


Además allí guarda todo lo que esté relacionado con la lectura (trabajos de autores, sobre los libros, sobre poemas, exámenes de lecturas, etc.). Hemos elegido este formato para, llegado el momento en que el alumno abandona el centro, se pueda encuadernar todo y quede en forma de dossier cronológico, donde se pueda ver claramente la evolución del alumno tanto en la cantidad/ calidad de sus lecturas, como en la cantidad/ calidad de sus valoraciones, sus cambios en el gusto lector. Se trata de tener “evidencias” de la actividad lectora del alumno a su paso por el instituto.


Para mover al alumno a la reflexión, utilizamos cuestionarios metacognitivos, del que os adjunto una muestra. Lo pasamos a final de curso, y, después de haberlo contestado, los alumnos redactan una introducción, un índice y una conclusión a su portafolios y lo entregan todo en la carpeta.


Read this doc on Scribd: portafolio lectura 1ESO 07 08


Anteriormente he dicho que "actualmente" el portafolios es una carpeta física (excepto nuestra wiki de lecturas), pero estamos dándole vueltas a dar el salto a lo digital, a lo que se viene a llamar "eportafolios" o "eportfolio" (en parte esto tiene la culpa de que yo esté en este taller).

En la foto, nuestra bibliotecaria en nuestra biblioteca con los portafolios al fondo.


 

Blogger news







Sobre mí

María J. Reina. Docente de lengua y literatura castellana. Máster en Pedagogía Sistémica. No sé qué me pasa, pero no puedo dejar de aprender. Debe ser una enfermedad incurable. En el camino, cada vez encuentro mejores personas. Como tú, que estás leyendo esto ahora mismo. Gracias.