domingo, octubre 01, 2006

75 años de voto femenino en España



Leo en El País que hoy se cumplen 75 años del voto femenino en España. El primero de octubre de 1931 se aprobó el sufragio femenino. La gran artífice fue Clara Campoamor.
Me quiero sumar al homenaje que hacen, entre otros, Lourdes Barroso y Elisa a ésta y otras tantas mujeres que lucharon por nuestros derechos, y gracias a las cuales hoy somos lo que somos.
También se puede ver el vídeo de Lourdes Barroso y la actividad que ha publicado en El Tinglado.

Muchos de nuestros alumnos no se lo creen, cuando les explicamos que, no hace tanto, los maestros pegaban a sus alumnos en la escuela, que la historia de la electricidad tiene a penas doscientos años, imagínate ... ¡qué las mujeres no podían votar no hace ni un siglo!

Ahora que me estoy releyendo Cien Años de Soledad, recuerdo una de las frases que más me gustan de la novela: "El mundo era tan nuevo, que las cosas carecían de nombre". ¡Nuestro mundo actual es tan nuevo ... tenemos tantos nombres que ponerles a las cosas!

3 comentarios:

Lu dijo...

Mª José, sin duda, una cita que no puede pasar por alto.

En confianza, voy a contarte una anécdota que es de esas que Unamuno no dudaría en llamar intrahistórica.

Mi abuela materna acudió a votar sin el consentimiento de su marido, mi abuelo. Nunca se los reveló. Fue un secreto que mantuvo con el consentimiento de sus cinco hijos: tres varones y dos mujeres.
¡Qué adelantados, mis tíos!
Cosas de familia, lances de la historia.

swyx dijo...

Con razón somos tercermundistas al lado de nuestros vecinos franceses, ingleses y hasta, si hilo fino, portugueses.

Quiero también recordar que en 1974 aún estaba el "garrote vil" en las ejecuciones a los reos, así es que...

Vicente Torres dijo...

Hola:
Acerca de Clara Campoamor:
http://blogs.periodistadigital.com/libros.php/2006/10/02/la_mujer_olvidadaa_de_isaias_lafuente

 

Blogger news







Sobre mí

María J. Reina. Docente de lengua y literatura castellana. Máster en Pedagogía Sistémica. No sé qué me pasa, pero no puedo dejar de aprender. Debe ser una enfermedad incurable. En el camino, cada vez encuentro mejores personas. Como tú, que estás leyendo esto ahora mismo. Gracias.