miércoles, diciembre 17, 2014

Conectando con Mercè Traveset

El pasado 21 de noviembre tuve el honor de escuchar  a Mercè Traveset dentro del espacio de formación del Máster de Pedagogía Sistémica de la UdGirona.Tenía muchas ganas de conocerla, porque, junto a Carles Parellada, es la introductora de la Pedagogía Sistémica en Catalunya, y superó con creces mis expectativas.

Nos habló, entre otras cosas, de su teoría de los "4 cerebros".

 A los tres cerebros aceptados por la ciencia, esto es, el cerebro reptiliano, el primero en aparecer en la historia de la humanidad, el de los impulsos primarios que nos mantienen en la vida; el cerebro emocional, el que sirve a los mamíferos para establecer vínculos y relaciones; el cerebro cognitivo, el del pensamiento racional, el último en aparecer en la evolución humana; ella afirma que cabría añadir un cuarto cerebro, que sería el de la conciencia, que une los otros tres, y por donde evoluciona la humanidad.

En la escuela, tradicionalmente solo se ha querido contemplar el cerebro cognitivo de los alumnos, como si este fuese un cajón vacío que hay que llenar de conocimientos necesarios para la vida. De un tiempo a esta parte, se tiene en cuenta la emotividad, y la neurociencia está  estudiando cómo las emociones influyen en el aprendizaje. Pero además, cualquier persona va por la vida con sus tres cerebros encima, no se deja el reptiliano en casa. Y nuestros alumnos traen el suyo a clase, y es cuando aparecen los conflictos, las emociones primarias (miedo, dolor, alegría, tristeza, rabia, etc.) en estado puro.

Tendemos a reprimir estas emociones, y enseñamos a nuestros hijos a reprimirlas (no tengas miedo, ... no llores, que es de chicas, ... muérdete la lengua ... ). Pero queramos o no, en algún momento salen, como por el conducto de una olla exprés. Según Mercè Traveset el gran reto es como integrar en la escuela los tres cerebros de nuestros alumnos y de nuestros docentes. Y ahí entra ese cuarto cerebro, esa conciencia de que todos estamos conectados, y todos formamos parte de algo más grande, porque en cualquier sistema, el todo es mucho más que la suma de sus partes.



Mercè Traveset y Carles Parellada acaban de presentar el libro R-Evolució del sistema educatiu, editorial Octaedro, donde desarrollan más extensamente estos y otros temas (lo tengo ya en la mesita de noche).


Os dejo este vídeo de Mercè Traveset  sobre pedagogía sistémica,

miércoles, noviembre 19, 2014

Mamma mia


Hace años que  muchos, muchos docentes venimos reflexionando sobre el sistema educativo, y sobre los nativos digitales, y sobre los niños del siglo XXI, y sobre la necesidad de cambio. La introducción de las TIC supuso un paso de gigante para muchas aulas y su contenido humano. Nos grabamos, nos fotografiamos,  nos escribimos correos,  nos colgamos en blogs. Introducimos las emociones en el aula, no solo en tutoría, sino desde nuestra materia (y la lengua tal vez sea de las que más se presta). Muy bien ... ¿y ahora qué?

Desde que el pasado mes de marzo escuchara a Carles Parellada en la presentación de las Jornadas de Pedagogía Sistémica de la UdGirona, algo dentro de mí dijo "eureka, creo que esto es lo que estaba buscando". Puede que haya encontrado cómo continuar el camino.

Y ni corta ni perezosa, me puse a aplicar, a lo bruto, lo que había aprendido en una jornada de conferencias.
Uno de los postulados de la Pedagogía Sistémica es que cualquier persona es el resultado de la evolución genética de todos sus ancestros hasta él, guardando toda esta información en su ADN. O sea, que cuando tenemos a un alumno en clase, no tenemos una persona única, sino que viene él y todo su sistema familiar paterno y materno.

Los padres son los grandes ausentes en los centros, por lo menos en secundaria (en primaria las "seños" te dejan ir a ayudar el día de Carnaval a poner disfraces y esas cosas). Así que decidí traer a los progenitores a mi instituto. Para empezar, como se acercaba el mes de mayo, sólo las madres. Hicimos unas redacciones muy emotivas agradeciendo a nuestras madres habernos dado la vida. Un día invitamos a las madres que quisieron venir a una clase abierta de castellano, y les leímos las redacciones, entre otras monerías que habíamos preparado.

Ya os podéis imaginar los llantos, las emociones desbordadas ... y el revuelo que se montó entre el resto de alumnos cuando vieron a las madres dentro del centro. Yo creo que si ven a un alien no les parece tan raro.

Y por si no habíamos llorado ya bastante, yo había preparado, como  colofón los siguientes vídeos, con fotos que me habían mandado previamente y frases sacadas de las redacciones.

La experiencia no pudo ser más positiva. Muchas madres me dieron las gracias sobre todo por el hecho de haberles permitido la entrada a un instituto en funcionamiento, porque ¿os habéis planteado alguna vez, profesores, que cuando mandan a su hijo a clase, muchos padres no saben a dónde va?


Mamma mia!!









Crédito de la imagen: http://www.depadresahijos.org/poblacion/poblacion_img/familia.jpg

martes, noviembre 18, 2014

No me lo puedo creer ...

No me puedo creer que, al entrar hoy en mi blog , me haya saltado a la vista  la fecha de la última publicación ... junio de 2010!!!! Hace la friolera de cuatro años y medio!!!!

Podría decir aquello de Fray Luis, "Decíamos ayer ... ", pero no me atrevo, porque han pasado muchas y muy diversas cosas en mi vida como docente y como internauta.

Como internauta, el cambio más significativo de estos últimos cuatro años ha sido la irrupción del "Compartir con ...", de Facebook, Wathsapp, Android y los móviles con internet. Me doy cuenta con horror que mi blog no tiene el gadget de "Compartir en Facebook, Google +, Twitter, ...". Mis alumnos me graban sus poemas con su móvil y me los envían al correo electrónico con solo un golpe de pulgar ... ¡ O tempora, o mores!

Como docente, desde la revolución que supuso para mí y para mi centro la introducción de la Práctica Reflexiva, la innovación viene ahora de la mano de otra hija de la Gestalt, la Pedagogía Sistémica. Si vuelvo a retomar este espacio es para compartir mis descubrimientos en ese ámbito, y mis reflexiones al respecto.

Sólo me queda desearme a mí misma encontrar el momento del día para escribir ... "de buenas intenciones está el blogero lleno".

martes, junio 15, 2010

Aeterna lingua latina

Después de más de 10 años dedicada exclusivamente a la lengua castellana, este curso he vuelto a impartir latín a un grupo de 4º de ESO. Tengo que reconocer que al principio me dio mucha pereza ... ¿Me acordaría de las declinaciones? ¿Qué era un verbo deponente? ... Pero debe ser que hay cosas que son como el ir en bicicleta, que no se olvidan nunca, y conforme iban pasando los dias más a gusto estábamos todos (ellos y yo) con la lengua de Virgilio.

A final del trimestre hemos hecho unas reflexiones para ver cómo ha ido el curso. Ha habido alumnos que lo han encontrado poco útil, pero la mayoría se ha alegrado de estudiar "algo tan antiguo y tan difícil". En una época que todo está a golpe de clic, el latín es como un reto, una vuelta a lo pausado, a lo rudo, a la piedra.

Y como "verba volant, scripta manent", aquí las dejo por escrito para la posteridad.

"Me ha encantado aprender de dónde viene nuestra lengua".

"Ha sido interesante aprender una lengua con declinaciones. Por una letra puede cambiar todo el sentido de una frase".

"Mª José, ... me he decidido a estudiar Filología Clásica".

"Nunca me hubiese imaginado que llegaría a saber latín".
"Es interesante estudiar una lengua que no se habla".

"Creo que el latín sí me servirá en el futuro".

"Me apunté a latín porque creía que era más fácil que tecno o física. La verdad, no sé por qué pensaba eso ... creo que no lo razoné bien". 

"Al final ... me da pena dejar de estudiar latín".

Total, que le he cogido el gustillo y espero que otro curso vuelva a sobrarle horas a la de clásicas (éste me parece que va a ser que no) para volver al "studia linguae aeternae".

¿Alguien leerá a nuestros contemporáneos dentro de 2000 años? A Virgilio podéis apostar que sí.

martes, marzo 16, 2010

Miguel Delibes

El pasado viernes la editorial Planeta, con su boletín Planeta Lector, tuvo la deferencia de anunciarnos que había muerto Miguel Delibes. Inmediatamente se lo comuniqué a mis alumnos de bachillerato, puesto que, como llevamos varias semanas con Cinco horas con Mario en la mesita de noche (lectura de selectividad), parece que nos sea más cercano. Estábamos discutiendo si sumarnos con los de ESO al centenario de Miguel Hernandez que celebraremos para el 23 de abril (Sant Jordi, día del libro), pero creo que está claro que los de literatura de modalidad dedicaremos la jornada a la vida y obra de éste otro Miguel, el escritor vallisoletano.

Buscando por la red, encuentro que El País le ha dedicado un especial, y que Felipe Zayas tiene un post donde recoge la repercusión de la noticia en los blogs

Reconozco que he leído pocas obras de Miguel Delibes, pero es de aquellos autores que, casi cada curso, por uno u otro motivo, se nos aparece por el camino.

Descanse en paz.

sábado, septiembre 26, 2009

Hipjote de la Mancha

Ayer mis alumnos de literatura de bachillerato me trajeron un regalo (da gusto volver a tratar con adultos en clase, después de unos años dedicados exclusivamente al primer ciclo de la ESO). Se trata de vídeos de grupos de rap (Zenit, Korazón Crudo, ...) que hicieron su versión de la novela cervantina para un concierto que tuvo lugar en Madrid con objetivo conmemorar el IV Centenario. He encontrado el Blog Alikuecanos, que recogió en su momento la noticia.

Tal vez la mayoría de vosotros conozca estos vídeos, pero os enlazo dos para los que, como yo, los desconocíais. Creo que tienen aplicaciones en clase, puesto que a nuestros alumnos les vuelve locos el rap (el curso pasado probé a trabajar las figuras retóricas con letras de canciones escogidas por ellos, y sonaron mucho raperos). El resto de los temas se encuentran en la barra de Youtube.

El principio.




El discurso de la Edad de Oro.

sábado, septiembre 12, 2009

La palabra compartida

Hace meses que este blog está en standby. Sufro una crisis de identidad bloguera ("hacia dónde vamos los bloggers, de dónde venimos" / "ser o no ser bloguera, ésa es la cuestión" / etc.) que hace que no tenga nada claro si voy a seguir escribiendo en él. No obstante rompo mi voto de silencio porque la ocasión lo merece.


Acaba de salir a la palestra de la editorial Octaedro el libro, La palabra compartida. La competencia comunicativa en el aula, una de cuyas autoras es mi amiga y compañera de departamento, Yolanda Sediles, junto con Carmen Durán, Inma López y Juan Sánchez-Enciso.

Segun sus autores, el libro pretende ser un acercamiento al tema de la competencia lingüística "desde abajo", o sea, partiendo del punto de vista de la práctica en el aula.

Espero daros mi opinión y una reseña más exhaustiva en cuanto me lo haya leído, pero puedo aseguraros ya que promete.

miércoles, abril 01, 2009

Lexipedia

Ayer varios blogs (Babel 2.0, Gaceta Digital, Beta, ...) se hicieron eco de una nueva herramienta on-line, muy útil para los estudiantes de lengua. Se trata de Lexipedia, un buscador de sinónimos y antónimos, que da resultados en varios idiomas, entre ellos el español.

La lástima es que las definiciones salen siempre en traducción al inglés, aún cuando buscamos por ejemplo, como hice yo, "estudiante":


lunes, febrero 23, 2009

Club de Lectura S'Agulla 3rd Edition

Iba a dejarlo para mañana (día agotador más baño, cena, Lego, Wii, cuento, masaje ...) cuando, al ir a comprobar los libros del Club de Lectura que me había leído el curso pasado, me he dado cuenta de que el post era del 23 de febrero de 2008. Tamaña coincidencia me obliga a robar horas de sueño para hablaros del Club de este curso.

Tenemos una wiki: http://sagullaclublectura2009.wikispaces.com/




En ella podéis consultar los libros de este curso.

Yo he propuesto Kafka en la orilla de Haruki Murakami. Lo he hecho porque creo que es el mejor libro que me he leído últimamente, bueno, el mejor libro que me he leído en mucho tiempo. Argumentalmente tiene dos historias en principio diferenciadas, pero que se van encontrando en diversos momentos.

Por una parte el protagonista, Kafka Tamura, con el trasfondo del mito de Edipo como decorado, va haciendo su viaje iniciático hacia el encuentro con su madre y la maldición del incesto. Por otro, el hombre que habla con los gatos, cuyo ambiente podría recordar a un "realismo mágico a la japonesa", donde las cosas más fantásticas y sobrenaturales son presentadas con la misma naturalidad que en Cien años de soledad.

Los críticos comienzan a calificar a Haruki Murakami de escritor mítico, que está escribiendo la mitología del nuevo milenio. Yo no puedo afirmar tanto, pues sólo he leído éste y otro libro del autor, After dark (altamente recomendable así mismo). No obstante sí puedo afirmar que leyendo Kafka en la orilla uno comprende qué significaba para los antiguos griegos la catarsis. Pasiones desbordadas que llevan al lector (espectador) a los sentimientos más contradictorios.
 

Blogger news







About