miércoles, noviembre 01, 2006

Noche de ingrávidos

Como este blog es mi nueva casa, en los dos sentidos, en el metáforico y en el real (pues si Blogger está alojado en un servidor Linux, ¿? mi espacio cuelga de un /home), me gusta invitar a él a mis amigos.

Hoy ha venido Yolanda Roig. Es más que una simple amiga, pues convivimos durante cuatro años en nuestra época de estudiantes en Barcelona.

Yolanda es pintora, y me ha traído de regalo estos óleos, para celebrar la Noche de Todos los Santos.

FUEGO EBRIO


ESPECTROS



BRUJAS Y MÁSCARAS


NOCHE DE INGRÁVIDOS Y GENTILES


Leo por la red que esta festividad tiene un origen pagano. Para los celtas marcaba el final del verano y las cosechas, el ciclo de la vida y la muerte. Luego se incorporó al calendario crisitiano allá por el siglo IV dC.
La Noche de Todos los Santos me recuerda indiscutiblemente a la leyenda de Bécquer, El Monte de las Ánimas. Tal vez sea una buena ocasión para leerla en clase.
Creo recordar que Tirano Banderas de Valle-Inclán también ocurre durante estos tres días fantasmales (31, 1 y 2). Valle era muy dado al esoterismo, al espiritismo. Los cuadros de Yolanda podrían haber sido ilustraciones para el Retablo de la Avaricia, la Lujuria y la Muerte.


Gracias Yolanda por el regalo.

2 comentarios:

swyx el artista dijo...

Esta chica pinta muy a lo Munch, ¿no? Mola.

Civilis dijo...

Sí, a mí también me lo parece.

El último cuadro es bastante sugerente. Hay 2 partes muy definidas separadas por el aliento del dragón.

El dragón viene a simbolizar la bestia interior, el poder animal y, por tanto, los instintos.

Por tanto, para atravesar la barrera que separa a los gentiles y adentrarse en el cálido mundo de los ingrávidos es necesario recurrir a nuestras sensaciones subhumanas, inconscientes.

Los ingrávidos se presentan como acogedores, divertidos, desafiando la fría noche.

 

Blogger news







Sobre mí

María J. Reina. Docente de lengua y literatura castellana. Máster en Pedagogía Sistémica. No sé qué me pasa, pero no puedo dejar de aprender. Debe ser una enfermedad incurable. En el camino, cada vez encuentro mejores personas. Como tú, que estás leyendo esto ahora mismo. Gracias.