viernes, diciembre 01, 2006

Eres lo que escribes

Una de las cosas que más me enervan cuando voy navegando por la Red es encontrarme con faltas de ortografía. Una cosa es que se escapen un par de pes seguidas en un comentario, y otra muy distinta tener que soportar las conjunción completiva "k", y la muletilla "weno" (que ni siquiera son transcripciones fonéticas, si no, aún se entendería).
Vía Lu, llego a "Eres lo que escribes", un blog de apoyo a una campaña de normalización ortográfica en los blogs. Sumo mi humilde blog automáticamente al proyecto.

No es que no crea que hay ciertos aspectos de la ortografía manifiestamente revisables. ¿Quién no recuerda el bello discurso de Gabo, Botella al mar para el dios de las palabras? Pero mientras los lingüistas y académicos deciden, los usuarios de a pie (o a tecla) debemos respetar las normas como reflejo de nuestra cultura.

Por cierto, mientras escribo esto, mi navegador me va subrayando en rojo las palabras muy técnicas, o si me he comido un espacio entre el artículo y el nombre correspondiente. ¿Cómo? Pues muy sencillo. Me he descargado el plug-in de ortografía castellana y catalana para Mozilla Firefox 2.0. Si todavía no los tenéis, no tardéis en instalároslos.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Mari, que se te ha escapado una falta. El pronombre neutro "ésto" no lleva acento.

Corrige y borra este comentario.

Mª José Reina dijo...

¡Vaya! Tiene guasa, precisamente en un post sobre ortografía. Me fío tanto del corrector del Firefox, que no lo he repasado porque no me lo ha subrayado.
Gracias anónimo, pero ... ¿quién eres? Hay muy poca gente que me llame "Mari", y toda pertenece a un sector muy privado de mi vida.

Carolina dijo...

El manifiesto "eres lo que escribes..." me parece indiscutible en su contenido, aúnque me plantea diversos conflictos para aceptarlo sin "peros" en mi actividad docente. Es ciero que eres lo que escribes, pero nos "mentimos" mucho, con o sin faltas de ortografía. Escribir es una herramienta excelente para avanzar precisamente en como somos. Revisar nuestros escritos, es releernos, incluso "re-conocernos", porqué nunca nos conocemos suficientemente. Mis alumnos estan muy motivados hacia la escritura a partir de sus blogs. Naturalmente, todos sus escritos han sido revisados en clase, pero hemos centrado este trabajo de revisión -no de corrección- en la expresión del pensamiento, es decir en la construcción de la frase y en la cohesión y la coherencia del discurso, y ésto es lo que me interesa. Los correctores informáticos no alcanzan este nivel. Y precisamente es el nivel profundo de la escritura y el que articula el discurrir. La corrección ortográfica se sitúa, para mi, en un nivel más superficial y secundario, al que hay que llegar una vez se ha conseguido el primero. Por desgracia, ya hemos comprovado que enseñando sintaxis o ortografía, en la mayoría de casos, la competencia escrita de nuestros alumnos no mejora. Me parece más interesante motivar a mis alumnos hacia la escritura como comunicación del pensamiento, y dejar un poco de lado los argumentos de la corrección más exigente.
Enseño una lengua pequeña, constantemente interferida por el castellano, el catalán. Mis alumnos no pueden llegar por si solos a este nivel de corrección, si yo no me paso el día corrigiendo y corrigiendo, hasta el hastío. Prefiero concederles su autonomía, a través de sus blogs. Las faltas de ortografía me parecen un mal menor.
Tengo un maestro en esta linea de enseñanza; un gran maestro: Daniel Cassany.

Mª José Reina dijo...

Por supuesto Carol, estoy totalmente de acuerdo en lo que expones. Pero creo que en el eslogan :"Eres LO que escribes, eres COMO escribes" están muy bien sintetizadas las dos cosas.
Claro que la corrección de la expresión de ideas es importantísima, pero no podemos olvidar la forma.
Siempre les hago a los alumnos la comparación con la comida. Un plato exquisito, bien cocinado, si no está bien presentado, en una mesa pulcra, pierde gran parte de su calidad.

Lu dijo...

Vaya, vaya... esto promete ser una discusión interesante.
Permitidme que discrepe. Para mí ortografía y contenido son como fondo y forma dos elementos indisociables.

Descuidar la ortografía tiene para mí la misma importancia que descuidar el estilo (el orden y cohesión de las ideas). Fondo y forma no son uno sin el otro. Ortografía y estilo, tampoco.


Por cierto, os recomiendo el último post de El Tigre.

Mª José Reina dijo...

Gracias Lu, acabo de leer el artículo de Eduardo, impresionante como siempre por la cantidad de información que aporta.

Joselu dijo...

Los profesores que estamos promoviendo los blogs como herramienta de conocimiento y de expresión de las ideas, chocamos con la pésima ortografía que se estila en gran parte propia del descuido y del mundo de los SMS. Los alumnos son dueños de sus blogs y yo puedo recomendarles que revisen sus escritos pero la premura con que los redactan y su falta de competencia hace difícil que se consiga una ortografía aceptable. Otra cosa es el blog de la clase en el que los escritos están revisados por el profesor como corrector de ortografía y del estilo. No encuentro solución a este conflicto entre promoción de las ideas y de la libertad y la ortografía nefasta que se estila y que,a veces, parece una marca generacional.

Mª José Reina dijo...

Vaya, Joselu, acabo de dejar un comentario en la bitácora del Tigre diciendo exactamente lo que acabas de apuntar. Es éste que sigue:

"Yo querría añadir otro aspecto, y es el de “las modas de escritura”, me explico.
Hace a penas unos minutos, una alumna me acaba de enviar un correo de 7 u 8 frases, sin un sólo acento, lleno de “K”, “weno”, etc. y todas esas … ¿cómo llamarlas? ( ¿abreviaturas?) que corren por los “messenger” a manos llenas. Ésta misma alumna, cuando me escribe algo en clase lo hace con mucha más corrección. En cambio por internet … Da la sensación de que todo está permitido, y de que se es más moderno si se escribe de este modo. Y no es algo privativo de los adolescentes. Recibo correos y comentarios de gente adulta que también lo hace.
Es como si escribir correctamente y sin faltas fuese algo aburrido, de mayores, de profes. ¿Qué podemos hacer para contrarrestar esa tendencia?".

Yolanda dijo...

Tema interesante, sí señor. Resulta difícil "trasplantar" el concepto que tenemos de la imposible disolución entre fondo y forma a los aprendices de escritores. Parece como sí, a pesar de que parece evidente que ambas cosas deben ser correctísimas (algo coherente en sí mismo), algo "falla" en alguno de los hemisferios cerebrales de nuestros receptores. La cuestión parece ser, pues: si obviáramos los problemas con la ortografía, ¿el contenido se salvaría por sí mismo? ¿o tampoco?

javier dijo...

Mi contribución a esta campaña es este post que acabo de publicar:

http://www.lacoctelera.com/entrelilasyamapolasolvidado/post/2006/12/04/faltas-ortografia-apara-os-quiero-

Es una propuesta de taller en la que animo a quien quiera (a mis alumnos por supuesto)a reflexionar sobre sus propias faltas de ortografía. He utilizado la forma de carta y el tópico del desamor. Creo que puede ser una forma acertada de inculcar actitudes y hábitos de buena expresión.

Jaime Gris dijo...

No soy profesor, pero soy intransigente con las faltas de ortografía. Si no permitimos que se nos hable a voces, o intercalando eructos, bostezos y pedos, ¿por qué razón deben tolerarse las faltas de respeto en las palabras escritas?. Me refiero a las faltas reiteradas y, peor, a las voluntarias que -así lo pienso- tratan de enmascarar a las involuntarias bajo una especie de manto de modernez. Qué memez.
Cuando el medio es la palabra escrita debiéramos ser cuidadosos en su uso para no molestar, aparte de intentar que nuestro mensaje sea claro. Quien haya tenido que traducir algo ortográficamente mal escrito sabrá a lo que me refiero.
A mi juicio es desvariar lo que se hace cada vez que se cita a la ortografía y acto seguido se ensalza la superioridad de las ideas sobre la palabra, del fondo sobre la forma... como si escribir correctamente mermase facultades al desarrollo de las ideas. Creo que es justo lo contrario.
Hay que ser García Marquez -reconocidas son sus muchas faltas de ortografía- para nergarles importancia. Por fortuna para Don Gabo y para nosotros existen los correctores, editores, etc. Es uno de mis escritores predilectos, pero no hubiera sido capaz de leer la más pequeña de sus obras llena de faltas de ortografía.
Hacer una especie de salvedad o amnistía para los mensajes de móvil, me parece un error; si tenemos en cuenta que es, para una mayoría de jóvenes y no tan jóvenes, casi el cien por cien de su expresión escrita. Los móviles poseen incluso unas aplicaciones de texto predictivo que facilitan la escritura. Son inactivadas para utilizar la jerigonza SMS.
No se trata de economizar pulsaciones de teclado, pues quienes más utilizan este medio suelen enviar cantidades ingentes de mensajes inútiles; con gran destreza, por cierto. Tampoco es falta de espacio: los 160 caracteres de cada mensaje dan para mucho y rara vez se emplean. Una vez más la incultura trata de camuflarse. Hemos tenido que llegar al siglo XXI para recuperar el lenguaje gutural de los Neanderthal.
Que los dioses nos asistan.
Saludos.

Mª José Reina dijo...

Gracias, Jaime, por sumarte a nuestra discusión con tu lúcido comentario. Dices que no eres profesor. Pero es que la ortografía trasciende las aulas, pues es la forma de dibujar nuestro pensamiento, y pensar, pensamos todos, ... o deberíamos.

Anónimo dijo...

Jajajaja.

A ver si empezamos por eneseñar, en las clases, a que los alumnos se aprendan las claves de ortografia, eso es lo que os falta por poner.
Si en vez de intentra corregir el el echo de escribir, pusierais, pues, lo que debiais, en el enseñar, a ver si tambien poneis lo de pronunciar bien, y recalcar el acento.

En definitiva, bien si buscais equanimidad empezar por el principio y no pongais las cosas para los que nos privaron de aprender, que luego nos toca enseñar.

Mucho veo que todo es escribir, bien, pues si asi todos seremos iguales, osease, inteligentes.

Te pongo tu texto a ver si lo ves mas claro:
Pero es que la ortografía trasciende (no sale) las aulas (pa enseñar ¿el que?, pues es la forma de dibujar nuestro pensamiento ( ¿en que quedamos escribir o dibujar?), y pensar ( falta mucho para saber hacerlo), pensamos todos ( si, pero no se impone nroma, sino la libertad se muere), ... o deberíamos(deberiamos pensar, dibujar o quizas preocuparos por hacerlo).

De momento anonimo, mas adelante quizas si se dibujar en vez de escribir, persona.

Mª José Reina dijo...

Hola anónimo, o persona, o lo que te consideres.
Para concienciar a personas como tú, que en cada frase comenten de 2 a 200 faltas de ortografía y expresión, es para lo que se ha puesto en marcha esta campaña.

Yo siempre les digo a mis alumnos que la manera de hablar o de escribir son la mejor carta de presentación de una persona. ¿Qué pensaríamos de una chica guapísima, vestida toda de marca, recién salida de la peluquería, que cuando abriese la boca dijese "lo cualo"?
Pues eso.

Y encima no utilizas el Firefox, ¿a que no?

Anónimo dijo...

Gracias por contestar, no esperaba menos, de alguien que no se desconoce, más bien se adivina.

Si efectivamente, la frase es correcta, con la más sabia de las conciencias puesta.

¿Anónimo?, !si¡, me sorprendes, no uso firefox, si es así, entonces no soy anónimo, mas bien; no me considero un itelectual de asfalto, sin ambigüedades.

Solo uso el Word o prefríes un traductor, por poner un ejemplo o una enciclopedia, sino, te envió un corrector ortográfico, si, el que no sabe y comete faltas ortográficas o de expresión, eso lo reservo para los lados del triangulo; sin mencionar la hipotenusa, que saben escribir.

El ejemplo de la chica guapísima y con marca, no sirve, si eres capaz de saber el navegador, entonces tienes mi identidad. Por lo que ya no soy anónimo.

Hace tiempo que deje de pensar en los dibujos de los signos que usamos, para comunicarnos, nos digan lo que no somos, eso demuestra que si os guiáis; por el como se dibuje, los aprendices seremos siempre, los que menos sabemos coger un instrumento para el cual hay que tener un nivel muy bajo o ¿es alto?, acláramelo que te daré una sorpresa. De momento tienes la respuesta a tu pregunta.

Sobre la campaña, no esta mal, pero con humildad y sabienza , que de entrada algunos pueden pensar que atacáis a los que no sabemos escribir, eso no lo habéis evaluado, me da que no, sino ala, lo ponemos y al que no le guste que aprenda. Bravo, muy bien. Dos calabazas de ante mano.

Faltas las que quieras y como quieras, si soy capaz de hacerlas es que soy capaz de saber como se aprende, no es mi fuerte la escritura y eso no lo oculto, ni disfrazo bajo el echo de exigir, solo lo admito y se ver, quizás un poco mas allá.

Antes de nada, recuerda que las palabras tienen mas de un sentido, eso no lo cuentes que es un secreto y crea dilemas de expresión. ¿O son dilemas de comprensión?.

FELIZ AÑO NUEVO, CON EL MAS HUMILDE DE MIS PENSAMIENTOS TE DESEO, A TI Y A TODOS LOS TUYOS, SE TE CONCEDA LO QUE DESEAS Y ANHELAS, TU VIRTUD SERA LA QUE TE GUIE POR EL CAMINO DE LA FELICIDAD ETERNA.

Mª José Reina dijo...

¡Uy, uy, uy! Anónimo, ahora sí que me tienes descolocada.
Reconozco que tu primer comentario me cabreó un poco (los que me conocen saben, y sufren, que soy de carácter irascible). Pero éste segundo me ha dejado totalmente descolocada.
Al principio pensé que serías un alumno mío cabreado, pero ahora creo que no, pero entonces ... ¿?

Todos somos aprendices de algo o de alguien. Por ejemplo, yo soy profesora de lengua, pero aprendiz de informática de un amigo que me enseña sus secretos.
Yo enseño a mis alumnos a escribir, y ellos me enseñan a tener paciencia, a no ser tan prepotente, a reconocer que sus pequeños problemas son importantes, y un sinfín de cosas más. Si me dedico a este trabajo es precisamente porque cada día aprendo mucho más de lo que enseño, sin duda.
En cuanto a ti ... también tienes ganas de aprender, sin duda, porque si no ... ¿qué haces perdiendo el tiempo en el blog de una profe de un pueblucho por ahí perdido?

Muchas gracias por tus buenos deseos. Me gustaría tener una frase para igualar la tuya, pero como no se me ocurre, ¡Feliz 2007!
Gracias por entrar en mi blog y poner algunos puntos sobre las íes.

PD: Lo del Firefox era una broma. Lo decía porque como en el post recomiendo instalarse la versión 2.0 con el añadido de ortografía, si lo tuvieras, el corrector te hubiese marcado algunas faltas. No tengo instalado ningún rastreador de IPs ni nada parecido. Teniendo en cuenta que el más del 80% de los españoles usan el Explorer, sigues siendo anonimísimo. :-)

Anónimo dijo...

No pensaba contestar, si ver la respuesta, pero merece una contestación en toda regla.

Solo frases mal construidas.
¿qué haces perdiendo el tiempo en el blog de una profe de un pueblucho por ahí perdido?
Profe??, uis, suspenso a septiembre, Sra. Profesora, es lo que se merece usted.

Si me dedico a este trabajo es precisamente porque cada día aprendo mucho más de lo que enseño, me sobra el sin duda :-), por .

Descolocada, no me lo creo. Si eres irascible, dudas.

Palabras para dibujar, las tienes muy hermosas, no te atreves a esponerlas o es ponerlas.

Solo espero no ponerte irascible si ves algún que otro comentario con faltas desde el inicio al fin, es marca de la casa.

Las buenas lecturas se agradecen y cuando las encuentras, sean de la indole que sean, merece la pena leerlas, y si es preciso añadir comentarios para que los demas los lean, por que merecen la pena el hacerlo, mejor que mejor, no hay nada mas que decir, solo que estare una temporada leyendo el blog, y contestando lo que me de la gana, si no te molesta, eso si, las faltas las corriges asi tendras trabajo extra. Y de paso repasas, :).

Creo que te espera alguna media sorpresa.

Ernesto Schutz dijo...

Muy didáctica tu página. (espero que este bien escrito, je,je,je)

 

Blogger news







Sobre mí

María J. Reina. Docente de lengua y literatura castellana. Máster en Pedagogía Sistémica. No sé qué me pasa, pero no puedo dejar de aprender. Debe ser una enfermedad incurable. En el camino, cada vez encuentro mejores personas. Como tú, que estás leyendo esto ahora mismo. Gracias.