domingo, diciembre 09, 2007

Gloria Fuertes. Nuestro primer encuentro trimestral con la poesía.

Acabado el primer trimestre, ¡prueba superada! Ya nos conocemos todos un poco mejor. Se van creando las redes de relaciones que tejerán la dinámica de los grupos. Primeras notas del curso, todos van tomando posesión de su rol en la clase.

Cada final de trimestre, todos los profesores de mi centro hacemos la evaluación del crédito con nuestros alumnos. De manera oral, responden a unas preguntas que hay en un guión preestablecido, dirigidas a valorar la actuación del docente y el comportamiento del grupo. Si se hace bien, salen cosas interesantes.

Yo les doy pie a que me critiquen, explicando previamente la diferencia entre el crítico y el criticón. Siempre sale en sus críticas que grito demasiado, que me enfado fácilmente, que quiero correr mucho y se quedan cosas sin acabar de asimilar. Ellos por su parte reconocen que les cuesta comenzar la clase, que se distraen con una mosca, que deberían estudiar más.

Entre las actividades que más les gustan están:
  1. Todas las que tengan que ver con las TIC (claro).
  2. Leer en la biblioteca.
  3. Escribir redacciones y textos de creación en general.
  4. El recitado de poemas.
O sea, todas aquellas actividades en que "hacen" cosas (el "aprender haciendo" de R. Schank).
Tal vez este trimestre se ha llevado la palma por aclamación popular el recitado de poemas. Es una actividad que está en la programación del departamento de castellano, durante toda la ESO, trimestralmente.

Hacia mediados de trimestre se plantea a los alumnos que tienen que buscar por su cuenta un poema de un autor, en este caso, primera evaluación de primero de ESO, Gloria Fuertes. Con Internet, este ejercicio es pan comido. Para los que prefieran el papel, en la biblioteca del instituto tenemos cuatro o cinco ejemplares de Obras Incompletas, ed. Cátedra. Además les enseñamos a buscar en el catálogo de la Biblioteca Comarcal, para ver qué pueden encontrar allí.
Les dejo unas semanas, en el transcurso de las cuales me tienen que ir enseñando el poema, por varios motivos. Para que se trate de un poema adecuado (ni demasiado fácil ni demasiado difícil). Que tenga un mínimo de versos, que son catorce (así el típico gandulillo que cuenta los versos acaba eligiendo sonetos). Que no se repita el mismo poema entre alumnos de la misma clase, para que sus compañeros oigan recitar poemas variados y no cinco veces el mismo.

Llegado el día, tienen que recitar el poema elegido delante de su clase, de memoria, entonándolo bien, inteligible para los demás. Después el rapsoda lo comenta, y los demás matizamos y damos nuestra opinión al respecto. Hacemos una coevaluación. Sus compañeros dicen la nota que le pondrían, yo doy la mía e intentamos llegar a un acuerdo. Además deben entregar algún tipo de trabajo escrito, que va aumentando de dificultad conforme van pasando los meses.

Gloria Fuertes les gusta mis alumnos de primero. Podríamos clasificar algunos poemas suyos (reconozco haber leído sólo un puñado de ellos, no puedo generalizar) de "poesía juvenil", una poesía que se entiende bastante en una primera lectura, con mensaje y con valores que llegan a los adolescentes.

Sorprende darse una vuelta por Internet y ver el montón de páginas dedicadas a la poesía. Seguramente es el género literario que, por su brevedad, mejor se adapta al espacio de una página web, y a la forma de lectura on line.

3 comentarios:

Lu dijo...

Como indican los nuevos tiempos, nosotras acoplamos bien las sinergias (¡qué mal suena!). Bueno, que hemos coincidido en la elección de Gloria Fuertes.
Aunque es un poco largo, te transcribo el poema de Gloria Fuertes que hemos leído en clase como invitación a la reflexión antes de las navidades consumistas que se avecinan.

"El niño somalí"
(Dedicado a los mayores)

Hoy tengo la gripe,
pero no me duele la espalda.
Hoy solo me duele la mirada
de ese niño somalí.
Es un niño que no tiene nada.
Niño sin juguetes, sin comida,
sin agua.
Estuve allí,
y le dije al niño somalí:
-Te traigo unos cuentos.
Y el niño me dijo con la mirada:
-Yo no estoy para cuentos
ni para nada.

Hoy yo tampoco estoy para versos
porque me duele la mirada
de ese niño de Somalia.

Es un niño que solo tiene moscas
en los ojos y en los labios secos.
(Son de esas moscas
que solo pican a los muertos).

Antonio dijo...

Los poemas de Gloria Fuertes (y su imagen, y su voz áspera) forman parte de mi imaginario infantil. No se me había ocurrido usarlos en clase, quizá porque creía que eran algo pasado de moda. Gracias por recordarlos.

rib dijo...

Qué buena experiencia, me encantó leerlo, gracias por contarlo, así aprendo :-)
También me recordó un profe que tuve en primaria, en el colegio. Nos mandaba elegir un poema, estabamos en 7 y 8 de egb, buscábamos uno, nos decia que lo leyéramos y leyéramos, que nos grabáramos... y luego, a recitarlo en clase...
A mi, en su momento, no me gustaba, me parecía rollo, daba pudor hacer eso ante los compas...
Ahora lo veo de otro modo...

 

Blogger news







Sobre mí

María J. Reina. Docente de lengua y literatura castellana. Máster en Pedagogía Sistémica. No sé qué me pasa, pero no puedo dejar de aprender. Debe ser una enfermedad incurable. En el camino, cada vez encuentro mejores personas. Como tú, que estás leyendo esto ahora mismo. Gracias.